agroturisme-bergueda-cistella-bolets

Gaudiu de l’esclat dels bolets i d’un cap de setmana de turisme rural

El comienzo del otoño deja en muchos lugares del territorio un paisaje bien genuino: bosques cubiertos de setas que esperan terminar en los cestos de los cazadores más hábiles. El que cuenta con más adeptos es el “rovelló”.

Nace en zonas coníferas, allí donde haya pinares y abetos, ya menudo en bosques soleados. Por eso el Berguedà, donde comienza el Prepirino, es considerada la comarca del “rovelló”. El Salt del Colom, en el municipio del Espunyola, se encuentra en una ubicación ideal para los apasionados de esta seta y ofrece la posibilidad de combinar el placer de un fin de semana en una casa de turismo rural con la satisfacción de encontrar un montón de setas.

25/09/2015